play iphone

Mañana paro nacional en Colombia , puntos claves del paro

En la noche de Halloween, máscaras y disfraces llenaron las calles de Bogotá. Pero muchas de las figuras enmascaradas no eran los típicos truco-o-tratantes, sino que eran cientos de estudiantes universitarios de Bogotá, que participaban en otra protesta semanal que exigía justicia en la educación. La “Noche de Máscaras” o Noche de las Máscaras, nombrada por el colectivo estudiantil Unión Nacional de Estudiantes de Educación Superior, UNEES, terminó con los estudiantes reunidos en la Calle 106 en Autopista Norte. Al igual que en cada marcha anterior, los manifestantes encapuchados, conocidos como encapuchados , se unieron al movimiento, y se produjeron enfrentamientos violentos con el Escuadrón Móvil Riot (ESMAD).

Un escándalo de corrupción que involucra una tarjeta de crédito y una cuenta de Netflix provocó la reciente ola de protestas estudiantiles en la Universidad Distrital durante la última semana de septiembre. Dos funcionarios de la universidad, Wilman Muñoz, Director del Instituto de Extensión, y Ricardo García, Rector del Centro Educativo, fueron acusados ​​de malversación de más de COP $ 10,400 millones de pesos (aproximadamente US $ 3 millones) con una cuenta de tarjeta de crédito de la universidad pública. entre 2012 y 2019. Las compras extravagantes incluyeron autos deportivos, relojes de lujo, cenas caras y un pago mensual de Netflix.

El escándalo arrojó luz sobre la corrupción en curso en las universidades, el tema que sirvió como queja central para las protestas universitarias iniciales en Distrital, y más tarde en la Universidad Nacional. En solidaridad con la indignación de los estudiantes matriculados en el sistema de educación pública, estudiantes del sistema privado, incluida la Universidad Javeriana, se unieron a las marchas. Entre muchas demandas es que el gobierno nacional cumpla con su acuerdo que garantiza COP $ 4.5 mil millones adicionales (US $ 1.3 millones) a la educación superior en el presupuesto.

Alejandra Sánchez, una representante estudiantil de la Universidad Javeriana, afirmó que el Presupuesto Nacional no ha asignado las cantidades estipuladas en los acuerdos de diciembre de 2018 para financiar la educación superior. Los estudiantes han pedido que el 20% o COP $ 300 millones de pesos de financiamiento se destinen a instituciones públicas. Según la UNEES, el gobierno nacional se ha negado a cumplir con las condiciones y solo ha contribuido a una parte del acuerdo.

Pero a medida que las marchas han continuado durante las últimas semanas, los manifestantes estudiantiles han ampliado sus demandas de reforma educativa a reforma policial, llamando a la violencia en las respuestas policiales en las recientes protestas de septiembre y octubre.

“Si no nos dejan soñar, no los dejaremos dormir. ¡El pueblo de Colombia! ¡A las calles! ”, Anunció un mensaje de Twitter de UNEES el 29 de octubre. UNEES y otro colectivo estudiantil, la Asociación Colombiana de Representantes Estudiantiles de Educación Superior, ACREES, han organizado muchas de las protestas de octubre, incluida la más grande en todo el país el 10 de octubre.

Esa marcha marcó la mayor protesta nacional en las últimas semanas, reuniendo la participación de universidades públicas en 17 ciudades colombianas, así como universidades públicas y privadas en Bogotá. Como reflejo de las demandas cambiantes de la protesta, una publicación de UNEES en Twitter decía: “Rechazamos rotundamente la violencia con la que el Estado responde a la protesta social. No queremos más personas asesinadas por defender la paz. Exigimos el fin del neoliberalismo y queremos más justicia social ”.

En la capital, las imágenes de video de la protesta publicadas en Youtube, Twitter y otros sitios de redes sociales supuestamente mostraban a oficiales arrojando gases lacrimógenos directamente a la gran multitud de estudiantes reunidos frente al Palacio de Justicia. Los encapuchados entran en escena, lanzando piedras a ESMAD, quienes llevan su equipo de protección y escudos, y lanzan bombas de pintura en la fachada de piedra amarilla del edificio. El escuadrón antidisturbios responde disparando gas a los estudiantes desde los rincones de la Plaza Bolívar, sede del Congreso, el Palacio Liévano (Alcaldía) y la Catedral Primaria de Bogotá.

El video hace eco de un patrón en la respuesta de ESMAD: forzar una rápida dispersión para abordar la violencia en las protestas. Durante la marcha del 10 de octubre en el centro de Bogotá, los encapuchados incendiaron la entidad de crédito estudiantil del gobierno, ICETEX, y el 29 de octubre, manifestantes vestidos de manera similar grafitaron el monumento a la campaña de Independencia de Simón Bolívar en Los Héroes.

Pero muchos estudiantes argumentan que las respuestas de la policía son demasiado agresivas al responder a casos de vandalismo y violencia en las protestas. En un video de finales de septiembre que circuló en Twitter y finalmente se publicó en El Espectatdor, los tanques de ESMAD se enjuagan y liberan gases lacrimógenos en La Septima frente al campus central de Javeriana, en un intento de obligar a los estudiantes que protestan en los escalones de la universidad privada a dispersarse. .

Además de los incidentes de vandalismo y daños a la propiedad, las protestas estudiantiles de Bogotá han detenido las rutas de tráfico, Transmilenio y SITP, lo que afecta significativamente la movilidad en diferentes partes de la ciudad. Aún así, después de cada evento del jueves, la ciudad vuelve a la relativa normalidad, diferenciando a Bogotá de sus contrapartes en América Latina.

Las quejas relacionadas con la desigualdad han provocado la aparición de protestas en Chile, Ecuador, Bolivia, Haití y Honduras. El 14 de octubre, Chile vio su mayor protesta en la historia, con 1.2 millones de chilenos que salieron a las calles para protestar por la creciente desigualdad en una de las naciones más ricas del continente. Las protestas en Santiago duraron 12 días, resultaron en 19 muertes y miles de arrestos, y llevaron al presidente Sebastián Piñera a proponer una ola de reformas para abordar la desigualdad de la riqueza y el aumento de la pobreza.

Si bien las recientes protestas de Bogotá no han alcanzado ese nivel de participación social, las protestas internacionales podrían presagiar un movimiento creciente con la huelga nacional el 21 de noviembre, una que potencialmente se expande para abordar la desigualdad y la corrupción. Los estudiantes de Bogotá ya han comenzado a centrar sus demandas en el derecho a protestar. Los críticos argumentan que los incidentes de violencia han merecido respuestas de ESMAD, pero los estudiantes disputan, alegando que sus derechos han sido violados a través de tácticas duras por parte del estado.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next