Cultura urbana y acción contra el cambio climático

El vínculo entre el patrimonio cultural y el natural, y el papel que ambos pueden desempeñar en la lucha contra el cambio climático, es mucho más profundo.

El ONU-Hábitat creó un espacio que reúne a personas y diferentes partes interesadas que reconocen el importante papel que juegan las ciudades en la lucha para combatir el calentamiento global. Hay un liderazgo increíble de ciudades que se están quedando sin carbono, y ciudades que hacen compromisos ambiciosos sobre elementos críticos en este camino, desde edificios netos cero hasta compromisos 100% renovables y similares.

Los humanos han ideado durante mucho tiempo formas ingeniosas para protegerse del clima. En la región cálida y desértica del golfo, los arquitectos solían construir captadores de viento en los techos de las personas. Las ventilas canalizaron la brisa y enfriaron el interior de las casas de las personas. Las casas de patio son un diseño de construcción tradicional en muchas de las zonas de clima cálido, ya que proporciona enfriamiento pasivo a través de ventilación natural, sombra y luz solar directa reducida. Esto fue mucho antes de la llegada de los aires acondicionados alimentados con combustibles fósiles.

Los arquitectos modernos están comenzando a captar la sabiduría de las culturas antiguas. Basándose en las técnicas indias utilizadas hace 1.500 años, un Instituto de Moda en el norte de la India se mantiene seis grados más fresco por dentro que por fuera, sin la necesidad de aire acondicionado. En México, una universidad está utilizando bloques de tierra comprimidos y otras características ecológicas para construir edificios que reducen la cantidad de energía consumida en más del 50 %. Y Medellín en Colombia, redujo las temperaturas en más de 2 ° C al convertir sus selvas de concreto en bosques urbanos.

Pero también más allá del edificio único, hay buenos ejemplos a escala de vecindario. Las medinas antiguas han perfeccionado el sombreado natural, con su sistema de calles estrechas y curvas con intersecciones frecuentes.

Necesitamos revalorizar y modernizar los conocimientos y técnicas tradicionales, tomando su valor cultural y adaptándolo a las demandas modernas. El PNUMA es el anfitrión de la Secretaría de Cool Coalition. Mirar el diseño del edificio y la forma urbana, así como las soluciones basadas en la naturaleza, es parte del enfoque EVITAR, CAMBIAR, MEJORAR que esta Coalición está tomando para abordar el desafío de aumentar la demanda de refrigeración vinculada al cambio climático global.

En la COP del Clima en Madrid el año pasado, una sesión organizada por la Alianza Global para Edificios y Construcción, destacó la importancia de que los gobiernos nacionales y locales utilicen sus edificios patrimoniales para liderar con el ejemplo y demostrar opciones y beneficios de la renovación profunda.

El vínculo entre el patrimonio cultural y el natural, y el papel que ambos pueden desempeñar en la lucha contra el cambio climático, es mucho más profundo.

Los estilos de vida urbanos a menudo conducen a grandes huellas ambientales. Alrededor del 75 % de la energía y los recursos naturales del mundo se consumen en las ciudades. Y aproximadamente el 60 % de todos los desechos y el 70 % de las emisiones de gases de efecto invernadero provienen de los centros urbanos. Y se prevé que las emisiones directas e indirectas del aire acondicionado y la refrigeración aumenten un 90 % para 2050 con respecto a los niveles de 2017.

Image result for ciudades que generan contaminacion

Ya hay signos prometedores de que las ciudades con visión de futuro están comenzando a cambiar las culturas a medida que buscan aliviar las presiones que ejercen sobre el mundo natural. En África, la prohibición de Ruanda de las bolsas de plástico ha reducido enormemente la contaminación plástica. Con nuestra Iniciativa Global sobre Ciudades Eficientes en Recursos, hemos apoyado a las ciudades para evaluar su metabolismo, una forma de ayudar a definir prioridades y pasar de la gestión de residuos a la circularidad.

Image result for alternavidas de reciclaar plastico

Del mismo modo, ciudades como París y Amsterdam están alejando a su gente de su dependencia de los automóviles. Con nuestro programa ‘Share the Road’, brindamos apoyo a las ciudades para promover el uso de opciones de transporte no motorizado.

Image result for Share the Road'

Se necesita hacer mucho más si queremos provocar el cambio cultural radical que es necesario.

Permítanme volver a mi ejemplo sobre vivienda, edificios y sector de la construcción. Si bien nos enfrentamos a un déficit de vivienda cualitativo y cuantitativo en muchas ciudades de todo el mundo, vemos que las mejoras en la eficiencia energética realizadas hasta la fecha han sido absorbidas por el aumento del espacio de piso. Este es un desarrollo que conocemos muy bien del sector del transporte, donde constantemente las mejoras en la eficiencia del combustible fueron erosionadas por más vehículos en la carretera y más millas conducidas.

La demanda mundial de energía en nuestros hogares y el sector de la construcción residencial aumentará en un 50 % en 40 años. Por lo tanto, cómo diseñamos, construimos, potenciamos y modernizamos las ciudades del futuro, y cómo hacemos un mejor uso del espacio desempeñará un papel importante en la lucha contra la crisis climática.

Los cambios en la cultura urbana que tanto necesitamos para tocar todo, no solo la vivienda y la movilidad, si no también la comida que comemos, son las bases económicas de la vida moderna. Las cadenas de suministro de alimentos de corto circuito, la agricultura urbana y una dieta basada en plantas jugarán un papel importante en esta transformación. También lo hará el cambio a una economía circular, un cambio que promete reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en algunos sectores en un 85 % para 2050.

Como dice el Secretario General de la ONU, necesitamos “adoptar la transformación que nos llevará a un mundo neutral en carbono para 2050”. Adoptar esta transformación no debería ser difícil: un mundo con un clima estable donde las ciudades tienen aire limpio, mejor salud, alimentos más frescos y espacios más verdes y agradables está a nuestro alcance. La parte difícil será explicar a nuestros hijos por qué elegimos no actuar. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next