play iphone

FOTOS: La tribu de una remota isla del Pacífico que venera al príncipe Felipe llora la muerte de su ‘dios’

La noticia sobre el fallecimiento del ‘protector divino’ de sus cosechas fue recibida con inmenso dolor emocional. Ahora, la comunidad debe elegir a un sucesor espiritual, con el príncipe Carlos como candidato favorito.

Una foto del príncipe británico Felipe en una ceremonia de duelo en su honor en la isla de Tanna (Vanuatu). Captura de pantalla del 12 de abril de 2021.REUTERS TV / Reuters

Aldeanos de la isla de Tanna en Vanuatu, una pequeña nación en el sur del Pacífico, celebraron este lunes una ceremonia de duelo por el reciente fallecimiento del príncipe Felipe de Edimburgo, a quien veneran como el hijo de un dios local y lo consideran un protector de sus cosechas.

Los lugareños rindieron homenaje al difunto sosteniendo numerosos retratos suyos y bebiendo kava kava, una bebida tradicional y levemente tóxica de origen polinesio, basada en extracto de una raíz homónima con efectos sedantes y estimulantes.

Ceremonia de homenaje al príncipe Felipe, en la isla de Tanna (Vanuatu). Captura de pantalla del 12 de abril de 2021. REUTERS TV / Reuters

“Dejamos que la kava despeje el camino para que su espíritu vuelva a vivir con nosotros. El mismo espíritu crecerá dentro de uno de sus familiares y un día volveremos a conectar a la gente de Tanna e Inglaterra”, aseguró el jefe Jack Malia ante los miembros de su tribu, según cita Reuters.

“Él está muerto pero tiene una gran familia, la cual vivirá con su legado. Vean todas las fotos suyas que tenemos aquí. Él es un buen hombre”, añadió.

El desembarco de una leyenda viva

El jefe de la aldea de Ikunala, Yapa, muestra fotos suyas y de otros aldeanos con el príncipe Felipe, tomadas durante su viaje a Inglaterra en 2007, en la isla de Tanna (Vanuatu), el 11 de abril de 2021 Reuters TV / Reuters

Los antropólogos creen que el culto al príncipe Felipe se originó en los años 1960 en las aldeas de Yakel y Yaohnanen luego de que algunos residentes de la zona visitaran Port Vila, la capital de Vanuatu, que en ese entonces era una colonia anglo-francesa conocida como las Nuevas Hébridas, y vieran enormes retratos de la reina Isabel II del Reino Unido junto a su consorte.

Las imágenes quedaron inmediatamente asociadas con una leyenda sobre una deidad de piel clara, hijo del espíritu de una montaña local, quien cruzó los mares en busca de una poderosa reina blanca que vivía en el otro extremo del mundo.

En 1974, una comitiva de isleños encabezada por el jefe Jack Naiva recorrió 240 kilómetros en canoa hasta Port Vila para recibir en persona al duque de Edimburgo, quien desembarcó en el lugar desde el yate de Estado HMY Britannia.

Medio siglo de adoración

El encuentro causó una gran impresión sobre los nativos y los convenció aún más sobre la naturaleza ‘divina’ del miembro de la realeza británica, recuerda Daily Mail. Desde entonces, lo adoraron todos los días y rezaron para que bendiga sus cosechas de bananas y ñame y mantenga alejados los ciclones.

A su vez, el príncipe Felipe respondió ante la admiración enviando numerosos retratos con su imagen, atesorados por los isleños en sus viviendas y utilizados luego para edificar un santuario.

La muerte de la deidad de la comunidad dejó devastados a los aldeanos, quienes al principio se mostraron incluso incrédulos, relató Mary Niere, una empleada de un complejo hotelero local que les dio la noticia.

¿Sucesor divino?

El jefe de la aldea Jack Malia, de la isla de Tanna, con fotos del príncipe Felipe y la reina Isabel, en Younanen (Vanuatu), el 6 de mayo de 2017.

“Los hombres permanecieron callados y con la mirada hacia abajo. Muchas de las mujeres estuvieron muy emocionadas y lloraron mucho”, relató la trabajadora, tras precisar que, en situaciones de inmenso dolor emocional, el llanto fúnebre de los lugareños suele extenderse por semanas.

Hacia el final de ese tiempo, los ancianos de las aldeas celebrarán una importante reunión en la que decidirán el futuro de su culto. La mayoría de los fieles se inclina por nombrar como sucesor espiritual del príncipe Felipe a su hijo Carlos de Gales, y concuerdan en que, a pesar de haber abandonado su cuerpo, el espíritu del duque continúa vivo y se encuentra en busca de un nuevo hogar.

En cualquier caso, “la conexión que hemos tenido con la familia real perdurará”, concluyó el jefe Malia.

ACTUALIDAD RT

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next