Una mujer que padecio Covid ahora no puede tener una vida normal

Covid de larga duración

Está desesperada por volver al trabajo, pero siente “vergüenza” de que el coronavirus la haya mantenido en una “niebla” mental que le impide concentrarse.

“No puedo manejar lejos, olvido cerrar las puertas, quemo la comida. Y cuando estoy leyendo, mi cerebro convierte una palabra en otra. Pierdo la concentración”, le dice la mujer de 43 años al periodista de la BBC Owain Clarke.

Sian, que vive en Gales, es una de las alrededor de 1,3 millones de personas en el Reino Unido que viven con covid a largo plazo, lo que representa más del 2% de la nación.

No existe una definición acordada internacionalmente de covid a largo plazo, por lo que los especialistas aún no saben qué tan común es o qué síntomas están involucrados.

Los síntomas pueden diferir. Duran más de cuatro semanas y pueden incluir cansancio extremo, dificultad para respirar, palpitaciones, dolor en las articulaciones o cambios en el gusto y el olfato.

“Niebla en el cerebro y un dolor punzante en las piernas”: dentro de una clínica de recuperación para pacientes con covid a largo plazo

Griffiths contrajo covid en mayo de 2020 mientras trabajaba como fisioterapeuta en el servicio de salud pública británico (NHS).

Cuenta que antes de enfermarse “estaba bien, tenía un trabajo de tiempo completo y andaba en bicicleta por la montaña y recorría 64 kilómetros por carretera”.

“Ahora tengo que tener a mi mamá y mi papá básicamente tratando de recordarme que haga cosas todo el tiempo. Es desgarrador”, dice ella.

Nadar en aguas abiertas

Un especialista le dijo que nadara para recuperarse. Ahora empieza a nadar en aguas abiertas tres veces por semana en el norte de Gales, cerca de su casa.

“Se siente como si la niebla se disipara, puedo pensar un poco más claramente”, dice.

“Dura alrededor de una hora y media después de salir y espero que cuanto más lo haga, el efecto dure un poco más”.

Para nadar use un traje de neopreno que ayude a la comprensión de la sangre y el oxígeno del cerebro.

Pero hay ocasiones en las que se siente avergonzada de salir de casa para ir a nadar pero no para ir a trabajar.

“Me siento avergonzada por lo que la gente piensa de mí porque puedo ir al agua pero no puedo ir a trabajar. Eso simplemente no me sienta bien, a pesar de que me han dicho que lo haga”.

Profesionales de la salud aún están aprendiendo a lidiar con la covid prolongada.

“En Gales, nos comprometemos a garantizar que todos los pacientes de Covid a largo plazo reciban apoyo y atención adaptados a sus necesidades y síntomas particulares, en lugar de un enfoque único para todos, lo más cerca posible de casa”, dijo el ministro de Salud de Gales, Eluned Morgan.

“Todavía estamos aprendiendo sobre covid prolongado y esta revisión nos ayudará a mejorar aún más los servicios. Continuaremos monitoreando el soporte requerido y nos adaptaremos en consecuencia a medida que aprendamos más para garantizar que los servicios estén disponibles para todos los que necesitan soporte”, agregó.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next