¿Por qué tu perro parece saber qué hora es? ¡te lo contamos aquí!

Perros

Son las cinco en punto, y tu perro mueve la cola con entusiasmo y se acaricia contra ti. Tu amigo peludo tiene hambre y parece saber que esta es la hora a la que normalmente le das de comer. Pero, ¿fue esta actuación una simple reacción a un ruido en la barriga de Ginger o los caninos realmente pueden leer el reloj de alguna manera?

Como anécdota, muchos dueños de perros le dirán que sus perros parecen anticipar la hora de la cena o la hora en que salen a caminar regularmente. Algunos propietarios afirman que sus perros saben estos momentos importantes en cuestión de minutos, y les notifican exactamente a las 5 p.m o después. Es como si el perro estuviera leyendo una señal, tal vez de la cantidad de luz del día o tal vez de algún otro sentido, que le dice la hora, pero el tiempo es una invención humana, al menos en la forma en que normalmente lo consideramos en términos de segundos, minutos y horas. ¿Pueden los perros, u otros animales, entender el tiempo de la misma manera que nosotros?

Los científicos cognitivos están interesados ​​en las formas en que los animales forman la memoria, principalmente porque nos ayuda a comprender la forma en que funciona nuestro propio cerebro. Los investigadores a menudo dividen nuestra memoria a largo plazo en dos categorías. Existe la memoria implícita, una memoria muscular inconsciente que usamos para realizar tareas que hemos aprendido y repetido muchas veces en el pasado, como atarse los cordones de los zapatos o andar.

Memoria declarativa, donde almacenamos las experiencias personales y la información fáctica que conforman la historia de nuestras vidas.

Pavlov nos enseñó que los perros y otros animales tienen memorias implícitas, que se utilizan para el aprendizaje por ensayo y error o para respuestas condicionadas. Pero todavía hay cierta incertidumbre con respecto a si los animales no humanos tienen o no memoria declarativa. Los investigadores están particularmente interesados ​​en averiguar si los animales tienen lo que se conoce como memoria episódica, o la capacidad de recordar información contextual sobre eventos pasados, como lo que estaba sucediendo o dónde y cuándo ocurrió. Stewart describió esta capacidad de pensar y volver a experimentar el pasado como una especie de viaje mental en el tiempo.

Los científicos han estudiado la memoria episódica en simios, monos, ratas, abejas y algunas aves, incluidos los cuervos. Muchos experimentos han tratado de determinar si estas especies tienen memoria “www” o la capacidad de recordar los hechos básicos sobre un evento: qué, dónde y cuándo. El esquema de la prueba para cada animal es bastante simple.

Supongamos que le das a un chimpancé dos frascos opacos sellados, cada uno con una golosina. Un frasco tiene un refrigerio que no perece, algo así como una uva. Pero el otro contiene una delicia que debe disfrutarse dentro de un cierto límite de tiempo, como un cubo de jugo congelado que se va a derretir. Después de cinco minutos, el chimpancé tiene la oportunidad de abrir un frasco. Después de una hora, puede abrir el otro.

Una vez que la prueba se ha realizado varias veces, la mayoría de las criaturas abrirán primero el frasco que contiene la golosina que desaparece. Han aprendido por experiencia que si esperan demasiado, éste ya no existirá. Han demostrado las tres w’s. Qué: un sabroso manjar. Dónde: dentro de este frasco. Cuándo: dentro de cinco minutos o ya no estará.

Los bonobos, chimpancés y orangutanes pasan esta prueba con gran éxito ; parecen tener este tipo de memoria episódica. También hay buena evidencia de que los cuervos y las ratas pueden crear recuerdos de tipo www. Hasta ahora, se ha demostrado que los monos Rhesus recuerdan el qué y el dónde, pero tienen algunos problemas con el cuándo. E incluso las abejas parecen poseer algún tipo de memoria episódica ligada a su ritmo circadiano.

Si bien hay bastante evidencia que sugiere que los perros recuerdan personas (como su dueño) y eventos (como ir al parque), todavía es una pregunta abierta si pueden o no viajar atrás en el tiempo en sus mentes. Eso es porque, lamentablemente, el mejor amigo del hombre ha sido descuidado cuando se trata de experimentos de laboratorio. Durante mucho tiempo, los científicos pensaron que debido a que los perros están domesticados, no podían probar nada sobre cómo se comportaban las especies naturales. En realidad, solo en los últimos 15 años ha comenzado un examen exhaustivo de la mente del perro.

Pero para los recuerdos de www, «hay muy poca o ninguna investigación en lo que respecta a los perros», dijo Stewart.

Entonces, ¿pueden los perros decir la hora? Tal vez, pero realmente no lo sabemos. Pero hay algunas ideas interesantes sobre cómo pueden hacerlo si pueden. Si bien dejó en claro que esto aún no está respaldado por evidencia científica, Stewart sugirió algunas hipótesis para explicar el comportamiento de su mascota a la hora de comer.

Los perros, como la mayoría de los mamíferos, tienen un ritmo circadiano, un sentido interno que les dice cuándo dormir o cuándo estar activos. Tal vez sean sus cuerpos, aunque no sus mentes, los que pueden detectar aproximadamente la hora que es. Entonces, si a media tarde su perro está acostumbrado a conseguir su comida, su cuerpo tiene hambre a esta hora y comienza a entusiasmarse con su negocio, exigiendo un plato.

Otra explicación podría provenir del hecho de que algunos animales pueden leer señales ambientales. Quizás los perros usan la longitud de las sombras para saber la hora del día.

Algunos investigadores han sugerido que los perros están usando su avanzado sentido del olfato para olfatear cuánto tiempo ha pasado desde que ocurrió algún evento. Después de salir de casa, tu aroma perdura y se desvanece lentamente a lo largo del día. Si tiene un horario bastante regular, es posible que su perro se haya dado cuenta de que en el momento en que su olor haya disminuido en una cantidad específica, abrirá la puerta de entrada (y necesita prepararse para venir cargando hasta saludarte).

En el video de arriba, puedes ver un experimento en el que los investigadores engañaron a un perro esparciendo el olor de su dueño por la casa, dejando al canino desconcertado cuando el dueño llegó a casa a su hora habitual. Si bien no prueba que los perros puedan oler el tiempo, es una idea intrigante.

Aunque todavía no hay una buena respuesta sobre si su perro sabe o no qué hora es, podría haber una en los próximos años. Los perros están recibiendo cada vez más atención por parte de los científicos, y es casi seguro que solo es cuestión de tiempo antes de que se analicen sus recuerdos. Los científicos cognitivos en particular están interesados ​​en encontrar las raíces de nuestras propias capacidades de memoria episódica.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next