Más de 5000 virus previamente desconocidos han sido descubiertos acechando en los océanos

Un análisis del material genético en el océano ha identificado miles de virus de ARN previamente desconocidos y ha duplicado la cantidad de filos, o grupos biológicos, de virus que se cree que existen, según un nuevo estudio que nuestro equipo de investigadores ha publicado en la revista Science .

Los virus de ARN son mejor conocidos por las enfermedades que causan en las personas, desde el resfriado común hasta el COVID-19 . También infectan plantas y animales importantes para las personas.

Estos virus llevan su información genética en el ARN, en lugar del ADN. Los virus de ARN evolucionan a un ritmo mucho más rápido que los virus de ADN. Mientras que los científicos han catalogado cientos de miles de virus de ADN en sus ecosistemas naturales, los virus de ARN han sido relativamente poco estudiados.

Sin embargo, a diferencia de los humanos y otros organismos compuestos por células, los virus carecen de tramos cortos únicos de ADN que podrían actuar como lo que los investigadores llaman un código de barras genético . Sin este código de barras, tratar de distinguir diferentes especies de virus en la naturaleza puede ser un desafío.

Para sortear esta limitación, decidimos identificar el gen que codifica una proteína particular que permite que un virus replique su material genético. Es la única proteína que comparten todos los virus de ARN, porque juega un papel esencial en la forma en que se propagan. Sin embargo, cada virus de ARN tiene pequeñas diferencias en el gen que codifica la proteína que puede ayudar a distinguir un tipo de virus de otro.

Lo que aún no se sabe

A pesar de identificar tantos virus de ARN nuevos, sigue siendo un desafío determinar qué organismos infectan. Actualmente, los investigadores también se limitan principalmente a fragmentos de genomas de virus de ARN incompletos, en parte debido a su complejidad genética y limitaciones tecnológicas.

Nuestros próximos pasos serían averiguar qué tipos de genes pueden faltar y cómo cambiaron con el tiempo. Descubrir estos genes podría ayudar a los científicos a comprender mejor cómo funcionan estos virus.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next