Kane Tanaka, la persona más anciana del mundo, muere a los 119 años

Kane Tanaka, vestida con un kimono tradicional amarillo y rodeada de flores, en la foto celebrando su 117 cumpleaños
Kane Tanaka, que nació en 1903, murió en la ciudad de Fukuoka a principios de este mes.

Tanaka, a quien le gustaban los juegos de mesa y los acertijos matemáticos, murió en un hospital en el suroeste de Japón.

Kane Tanaka, una mujer japonesa que se cree que fue la persona más anciana del mundo, murió a los 119 años.

Tanaka murió de vejez en un hospital en la ciudad suroccidental de Fukuoka el 19 de abril, informó el lunes la emisora ​​pública japonesa NHK.

Tanaka gozaba de una salud relativamente buena hasta hace poco y vivía en un asilo de ancianos, donde disfrutaba de juegos de mesa, resolver problemas de matemáticas, bebidas gaseosas y chocolate. Ella había planeado unirse al relevo de la antorcha del año pasado para los Juegos Olímpicos,  pero se retiró debido a preocupaciones por el coronavirus.

El gobernador local, Seitaro Hattori, elogió la vida de Tanaka y dijo que estaba “extremadamente entristecido” por su muerte.

“Tenía muchas ganas de ver a Kane-san en el Día del Respeto por los Ancianos de este año (un feriado nacional en septiembre) y celebrarlo junto con su refresco y chocolate favoritos”, dijo en un comunicado el lunes.

En su juventud, Tanaka dirigió varios negocios, incluida una tienda de fideos y una tienda de pasteles de arroz. Se casó con Hideo Tanaka hace un siglo en 1922, tuvo cuatro hijos y adoptó un quinto.

Japón tiene una población que envejece con alrededor del 28 por ciento de personas de 65 años o más.

A septiembre pasado, el país contaba con 86.510 centenarios, y nueve de cada 10 eran mujeres.

Con la muerte de Tanaka, Lucile Randon, una monja francesa más conocida como la hermana Andre, se convierte en la persona conocida más anciana del mundo.

Randon nació en el sur de Francia el 11 de febrero de 1904 y recientemente celebró su cumpleaños número 118 con su cóctel favorito de oporto y chocolate.

Vive en un asilo de ancianos en Toulon, en la costa mediterránea de Francia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next