La verdadera historia milagrosa de Breakthrough: cómo el niño murió durante una hora y luego ‘volvió a la vida’

John Smith estuvo muerto durante 5 minutos, su corazón no latió. Sin embargo, sin más explicación que las oraciones de su madre, el corazón de Smith volvió a latir.


Smith nació originalmente en Guatemala pero fue adoptado por el estadounidense Joyce y Brian Smith cuando tenía 5 meses, según informó la agencia de noticias guatemalteca ‘Prensa Libre’.


El 9 de enero de 2015, Smith, que entonces tenía 14 años, llevó a dos de sus amigos a un viaje al lago St. Louise se congela en Missouri, Estados Unidos. Cuando llegaron, un vecino les aconsejó que abandonaran el lago porque no era seguro. Sin embargo, los jóvenes continuaron divirtiéndose.


En el libro que la madre de John escribió más tarde, ‘Lo Imposible’, se dice que minutos antes del accidente, John la llamó para hacerle saber que planeaba asistir a la universidad con una beca deportiva porque juega muy bien. baloncesto.

Minutos después de colgar, el delgado hielo que cubría el lago se rompió y John y sus amigos, Josh Sander y Josh Rieger, cayeron al agua helada.


Sander y Rieger intentaron salir, pero John apareció en el agua 15 minutos antes de que llegara el equipo de rescate. Cuando llegaron a la escena, encontraron que estaba muerto, sin signos de latidos, respiración o cualquier otra cosa que lo indicara. Cuando el hospital se comunicó con Joyce, no fue solo para informarle que su hijo había tenido un accidente, sino también para prepararla para despedirse. “Oré todo el camino al hospital, le pedí a Dios que mantuviera vivo a John. Era nuestro regalo, y en mi corazón sabía que no lo aceptaría”, recordó la mujer en una entrevista con The Federalist.


Sin embargo, cuando llegaron al hospital, los médicos entendieron que no había otra salida. John ha estado inmóvil durante
5 minutos y ninguno de ellos, hasta ahora, ha visto un solo caso de alguien que se recupere. “El Espíritu Santo, que resucitó a Jesucristo de entre los muertos, está entre nosotros”, repitió Joyce con seriedad mientras se acercaba al cuerpo sin vida de su hijo. “No recuerdo todo lo que dije, pero le pedí a Dios que nos diera el Espíritu Santo para salvar a mi hijo”, recuerda.


Ni la doctora ni ella recuerdan cuántas veces repitió la frase, lo único que sí recuerdan es cuándo volvió a encenderse el pulsómetro de John para registrar las señales. El hecho de que su corazón vuelva a latir no significa que John esté fuera de peligro. De hecho, los médicos asumieron que no sobreviviría la primera noche.


Después de sobrevivir las primeras horas, un milagro en sí mismo, John fue atendido por Jeremy Garrett, especialista en el cuidado de pacientes con ahogamiento e hipotermia.
El pronóstico de Garrett también fue malo. El médico dijo que incluso si John se quedaba toda la noche, sería difícil que su cuerpo se recuperara: sus pupilas no respondían, no respiraba por sí solo y tenía fiebre alta que podría indicar que tenía bacterias adentro por suciedad. agua. . en el Hospital del Lago.

Aquí es donde Joyce y Brian comienzan una secuencia de oración. Los amigos del joven acudieron al hospital a orar por él, y en redes sociales como Facebook formaron un grupo con miles de participantes para orar por su vida y recuperación. No hay más explicación que la oración, incluso algunos de los médicos que lo atendieron dijeron que John ha comenzado a recuperarse. Los resultados de su prueba no mostraron signos de bacterias y al día siguiente John recuperó el conocimiento.

19 días después del accidente, el joven fue dado de alta del hospital sin mayores problemas que temblores en las manos, de los que se recuperó por completo después de solo unas pocas semanas de tratamiento. El equipo médico que trató a John todavía no sabe por qué sigue vivo. De hecho, durante muchos años, sus principales médicos han intentado investigar historias similares a la suya en otros países del mundo, pero sin éxito.

Nadie, como registran los libros, puede sobrevivir más de 5 minutos sin latir y recuperarse como lo hizo John. Sin embargo, Joyce no tiene dudas de que todo esto es gracias a Dios y al poder de la oración, dice ‘Prensa Libre’. “Los diez órganos de John se han colapsado, debería haber muerto, ¿cómo explicarías si no fue Dios? ”, se preguntó la mujer en su entrevista con ‘El Federalista’. Hasta el día de hoy, los médicos no han podido darle una respuesta. Lo único que recordaba el joven era orar a Dios para que no lo dejara morir por unos segundos antes de perder el conocimiento al hundirse en el lago.
Su deseo fue concedido y de hecho su vida fue un milagro tan grande que quedó inmortalizado en una película llamada «Amor inquebrantable». Desde este accidente, John ha comentado en varias entrevistas que su vida ha cambiado para siempre y que entiende que tiene un propósito, por lo que actualmente es pastor.
John ha dicho en varias de sus entrevistas: “Jesucristo fue un hacedor de milagros.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Previous
Next
Previous
Next