en vivo

29 enero, 2023 7:18 am

Los estándares de belleza que se aceptan en el mundo de la moda actual, a veces se asemejan a una jaula imaginaria. Las personas que quieren dedicar su vida a la industria de la moda deben cumplir con tantas reglas en cuanto a su edad, apariencia e incluso comportamiento, que se está volviendo realmente opresivo para la sociedad. Por eso siempre es una buena noticia cuando nos enteramos de que los estereotipos se han deshecho una y otra vez, y hay algunas modelos que se atreven a desafiar a toda la industria.

Aquí en Genial.guru , queremos que conozcas a la modelo de moda Rosa Saito , que ahora tiene 71 años, quien le demuestra al mundo entero que la edad es solo un número, pero no una medida para la belleza y el talento de alguien.

A los 68 años, con el pelo blanco y un talento muy fuerte para las artes, Rosa Saito descubrió de repente la pasión de su vida: la carrera de modelo. Su nombre real es Setsuko Saito y adoptó el nombre de Rosa en su Instagram para facilitar la pronunciación.

Su estatura es de 1,68 m, y su entonces limitado conocimiento de la industria del modelaje no le impidió brillar en esta área. El rasgo principal que la ayudó fue su espíritu aventurero, que incluso la llevó a la Semana de la Moda de São Paulo.

Rosa nació en Araçatuba, São Paulo. En su primera infancia , descubrió su talento creativo y se dedicó al canto, el dibujo y la escritura. Al ser una niña muy creativa, sabía que conectaría su vida con algo realmente hermoso.

“Siempre supe que iba a buscar algo creativo, algo que pudiera inventar. Todo lo que hago lo llevo a ese lado”, dice.

Antes de convertirse en modelo, Rosa pasó por muchos desafíos y pérdidas en su vida. A los 22 , se hizo cargo de su madre postrada en cama. Luego, como madre de 3 hijos, tuvo que ser tanto madre como padre para sus hijos, ya que perdió a su esposo en el año 2000. Pero tenía un punto brillante en su vida y era el cuidado de las plantas. Ella encontró en ellos su meditación diaria.

“Es importante buscarse y encontrarse a uno mismo . Y mi momento de paz es con ellas (plantas). Voy a mi jardín y hablo con ellos”, dice.

Nunca había pensado en convertirse en modelo, pero luego los profesionales se acercaron a ella. Solo después de haber sido invitada 3 veces decidió considerar la idea.

“Dos veces por profesionales de la agencia de modelos Mega y una vez por un fotógrafo. Dejé madurar la idea un año, al fin y al cabo también tenía costos, no era algo en lo que me iba a meter así, a ciegas. Hasta que decidí arriesgarme”, recuerda.

Setsuko fue criada de una manera muy natural y nunca llegó a tomar ni una sola aspirina cuando era niña. “Todo se basó en el té, y en mi esencia, soy así, un poco en contra de todo lo que es química . Así que siempre me cuidé con aloe, aceite de coco, aceite de oliva”, dice.

Pero el énfasis más fuerte se hace en armonía con uno mismo. “La belleza en sí está en cuidar realmente tus pensamientos, tu espiritualidad. La persona puede llegar a ser bella, cautivadora, amable, esto es mucho más que la belleza toda estirada y perfecta. Es el contenido lo que cuenta, en mi opinión”, dice Rosa.

Para ella, los estándares de la industria de la belleza son opresivos, pero hay esperanza. “Siento que poco a poco vamos cambiando. Las personas viven más, se cuidan más y las empresas realmente necesitan abrirse más en ese sentido y visualizar a estos clientes potenciales”.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *