en vivo

9 febrero, 2023 12:17 am

Los manifestantes en Chile rechazaron las concesiones políticas del presidente Sebastián Pinera mientras continuaban las grandes manifestaciones en todo el país exigiendo una mayor igualdad y cambios constitucionales.

El centro de Santiago estaba cubierto de humo el martes por la noche cuando se produjo un incendio en la colina de Santa Lucía durante los disturbios contra la desigualdad social y la violencia policial.

Resultado de imagen para chile

Miles más se reunieron en las calles de ciudades de todo el país, desde Puerto Montt en el sur hasta Antofagasta en el norte.

En la ciudad costera de Valparaíso, los manifestantes se congregaron al son de golpear ollas después de otra noche volátil durante la cual la policía lanzó gases lacrimógenos.

Las protestas estallaron nuevamente el martes a pesar de la decisión de Pinera de reorganizar su gabinete el lunes, como parte de sus movimientos para sofocar un levantamiento de una semana contra su administración.

Piñera reemplazó a un tercio de su gabinete, incluido Andrés Chadwick, el ministro del interior de derecha que fue muy criticado por llamar a los manifestantes “criminales” la semana pasada.

Chadwick, primo de Pinera, apoyó abiertamente el régimen de Augusto Pinochet durante la dictadura de Chile que terminó en 1990.

“Chile ha cambiado y el gobierno también tiene que cambiar para enfrentar estos nuevos desafíos en estos nuevos tiempos”, dijo Piñera al anunciar el reemplazo de su gabinete, que también incluye a los ministros de finanzas y trabajo.

“Estas medidas no resolverán todos nuestros problemas, pero son un primer paso importante. Reflejan la firme voluntad de nuestro gobierno y el firme compromiso de cada uno de nosotros a favor de un Chile socialmente más justo y equitativo”.

Pero los cambios en el gabinete fracasaron a medida que surgieron nuevas protestas después del anuncio.

Lo que comenzó como una manifestación contra un aumento del cuatro por ciento en la tarifa del tren del metro de Santiago a principios de este mes se ha convertido en una disidencia más amplia contra décadas de creciente desigualdad.

Muchos manifestantes dicen que están enojados con el “neoliberalismo” que ha llevado a servicios públicos deficientes, incluida la privatización casi completa de las pensiones, la salud y la educación.

Convocatoria de nueva constitución

Otros exigen una nueva constitución, que sigue siendo una resaca del régimen de Pinochet.

“Una nueva constitución es la única forma. Todos los gobiernos pasados ​​no pudieron cambiar la constitución, y esto es lo que necesitamos. Los chilenos son claros”, dijo a Al Jazeera Patricia, una manifestante de 62 años en Santiago. ella luchó por sobrevivir con su salario estancado.

“La represión tiene que cambiar porque este movimiento social no va a detenerse”.

El martes por la tarde, se formó una marcha pacífica en la Plaza Italia de Santiago, mientras que el vandalismo y el saqueo tuvieron lugar en otras partes de la ciudad.

La policía armada disparó cañones de agua contra los manifestantes reunidos a lo largo de la Alameda, la carretera principal que conduce al palacio presidencial.

Un miembro del personal del instituto nacional de derechos humanos, el INDH, resultó herido por las fuerzas armadas durante los enfrentamientos.

El incidente tuvo lugar después de la llegada de Amnistía Internacional, que vigila los derechos, para investigar las denuncias de violaciones de derechos humanos contra los manifestantes. La Comisión de Derechos Humanos de la ONU también enviará un equipo a Chile esta semana.

“Aunque los ojos están puestos en Chile, el presidente no ha detenido la represión en las calles y la movilización sigue siendo masiva”, dijo a Al Jazeera la directora de Amnistía en Estados Unidos, Erika Guevara.

“Los manifestantes no están viendo un compromiso genuino del gobierno para abordar realmente sus demandas”.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *